No sé si se nota, pero últimamente tengo bastante para decir aunque ningún lugar para llegar. Hay quien dice que “no hables si no tenés nada para decir”, y mi problema es justamente eso: tengo para decir, pero no sé a qué quiero llegar.