Entonces me dice “gorda, te extraño” y yo sé que me lo dice casi haciéndome un puchero, porque sabe que es mi punto débil. Él es mi punto débil.