No entiendo a la gente que cocina carne. Digo, entiendo a la gente que come carne, después de todo “no ve lo hay detrás”, pero no entiendo a la gente que elige la carne en el supermercado y después la cocina. Más todavía: no entiendo a la gente que mata a los animalitos para comérselos.

Hoy fui a decirle algo a mamá y estaba haciendo comida, y sobre una tabla en la mesada tenía una lengua de vaca. Sí, una lengua. Sí, de una vaquita. UNA LENGUA, ENTENDÉS?!

FYI – para los que leen fuera de contexto: llevo 9 años siendo vegetariana.