2am. Un barrio perdido. Noche de lluvia.

Te había estado buscando toda la noche pero no apareciste ni siquiera con un mensaje de texto. Te esperaba sentada en un banquito, bajo la lluvia, y en el iPod sonaba el mismo tema con el que me enamoré de vos. En ese momento decidí que ya no te iba a esperar más.