Entre las materias que estoy cursando, en una muy particular me pidieron llenar el famoso “calitecno” – nombre que el pueblo le dio al librito de “Caligrafía Técnica” del IRAM, un cuadernito grande que te hace repetir signo por signo, letra por letra, a lo largo de un par de renglones, durante muchas páginas. El profesor puso fecha de entrega – hace unos meses – el primer sábado de septiembre, y la semana pasada recordé que ni siquiera tenía idea de donde comprar ese libro. Así que hoy vencí la fiaca superma, me puse un poco las pilas y me acerqué a la única librería del barrio abierta un sábado a las 5pm y resultó que lo tenían – aunque la vendedora ni siquiera sabía a que me refería cuando le pedí el libro.

Ahora me encuentro en una carrera contra el tiempo: tengo dos semanas para llenar las 32 páginas de este endemoniado libro. Al costado puse un pequeño countdown para que vayan viendo “mi progreso” (además, no tenía mucho mejor que hacer). ¿Llegaré a la fecha de entrega? Hagan sus apuestas.