Muchos proyectos.
Muchos miedos.
Muchas cosas por aprender.
Muchas personas por conocer.
Muchos detalles en los cuales profundizar.
Muchas ideas.
Mucha creatividad.
Muchas ganas de cambiar las cosas.
Mucho cansancio.

Pero sobretodo:
Mucha felicidad.