No sé si es algo nuevo o no, pero después de una serie de libros de autores cuya lengua nativa es el español, hoy arranqué con un libro que está traducido del inglés. Es horrible. Es terrible cuánto me molesta leer traducciones, sobretodo del inglés – tal vez si el autor original es checo o japonés no me molesta. Las frases suenan muy poco naturales, y no puedo evitar pensar en las frases en su idioma original. Además, la lectura se siente muy poco profunda, como si las palabras no pudieran decirme lo que sienten, lo que quieren decir… el verdadero sentido se pierde en la traducción. Suma puntos extra si la traducción, encima, no está en neutro – pocas cosas me molestan más que leer frases demasiado coloquiales en un “dialecto”. ¿Soy la única que se siente de esta manera?