Tengo una seria, seria obsesión con los moustaches. NO con los bigotes de hombres, de personas reales, sino moustaches… como los del señor del paquete de Pringles. Me hacen sonreír :)