Cualquier destino, por largo y complicado que sea, consta en realidad de un solo momento: el momento en que el hombre sabe para siempre quién es.

Jorge Luis Borges, en Biografía de Tadeo Isidoro Cruz (1829-1874)