Yo tampoco me entiendo. ¿Nunca vamos a poder decir basta?