Cinco minutos bastan para soñar toda una vida, así de relativo es el tiempo.

Mario Benedetti