Porque él llega y me saluda con un beso, o me agarra de la cintura, o me da un abrazo porque tengo frío y entonces ya no me quedan dudas ni inseguridades. Todo se borra con uno de sus besos. No necesito más.