No soporto la falta de curiosidad, no querer saber cómo funcionan o qué hay detrás. Cada vez conozco más gente que nunca se preguntó por qué, que acepta sin cuestionar. (Gente que nunca en su infancia quiso desarmar una radio, por ejemplo, o no se preguntó por qué el cielo es azul). Me pone nerviosa esa falta de motivación. Con razón el país está como está (?)