Últimamente pienso mucho en él. En él, en nosotros, en lo felices que éramos y me entran unas ganas terribles de volver. No sé si de volver a querernos, de volver a enamorarme, de volver a él, de volver a tener 17 años o de volver a ser feliz y sentirme completa. Mentiría si dijera que no sé por qué estoy pensando en él, pero creo que no viene al caso. Además, volver con él no es una opción, porque cuando pensás en volver solamente te acordás de las cosas lindas… y no se te cruzan todas las escenas de celos estúpidas, las veces que te dejó plantada o cuando te metió los cuernos con otra. Dos veces. Ponele.

Al final tenía razón cuando cantaba “Va a ser mejor que empiece a olvidar porque queda mucho tiempo por delante, algo va a quedar adentro tuyo siempre… algo que yo te dejé alguna vez, porque no voy a olvidarte nunca más