Batería baja es el estado de mi vida en general últimamente. El celular constantemente con el cartelito de “Batería Baja”. Poca batería en el celular, pocas ganas de todo, de nada, de algo, poco ánimo, poca suerte.

Mañana festeja su cumpleaños alguien que quiero mucho. Me ofrecen recibir mañana en mi casa a amigos. No sé que voy a hacer. Sé lo mucho que significa (probablemente más que nadie) que alguien vaya a tu cumpleaños, sobretodo si hace frío y es lejos. Pero entonces me agarran esos miedos de siempre: ¿y si me pierdo? ¿y si estoy sola? ¿y si me siento desubicada? ¿y si me aburro? Ojalá no me importara, pero ya me pasó que no me importara y los resultados no fueron tan buenos. Ya me perdí, ya me sentí sola, aburrida y desubicada. Sobre recibir a amigos en casa… no tengo ganas, tampoco – por lo menos hoy. No tengo ganas de todo lo que implica hacerlo. Tal vez mañana me sienta más animada… ¿será tarde mañana para invitarlos? ¿Y si los invito y después me agarra otro de esos ataques antisociales?