Algunas personas son un camino de ida. Ya nunca volvés a ser la misma después de conocerlos, ni podés volver a ver a la gente como lo hacías, ni a sentir como antes, ni a separarte por completo de su existencia.

Así fue él para mí.