En la adolescencia, muchos flashean con El Señor de los Anillos y aprenden a hablar y/o escribir en quenya. Otros tantos adoran Star Trek y por eso aprendieron klingon. A mí no me gustan ni el Señor de los Anillos ni Star Trek, por eso aprendí esperanto.