Siempre tengo ganas, sobretodo en verano. Tengo ganas de pintar y dibujar, de hacer yoga, de tomar té helado. Tengo ganas de salir a pasear por los parques y andar en bicicleta. Tengo ganas de cuidar mis plantas y que crezcan lindas. En diciembre tengo ganas de comer pan dulce y hacer tortas, de jugar a ser Bob el Constructor y armar cosas en madera. Tengo ganas de hacer cosas creativas y disfrutar de cada segundo. Tengo ganas de ser feliz.