Cada vez que me bajo de un avión y espero mi valija sueño despierta con un oficial de la policía aeroportuaria que se acerca a un hombre y le dice que su valija tuvo que ser removida porque estaba vibrando. Usualmente es una afeitadora eléctrica, pero en este caso la revisó el escuadrón antibombas. Y entonces el hombre exhausto se va del aeropuerto sin su valija y gasta sus últimos billetes en llegar a la que solía ser su casa pero que ahora son un montón de cenizas.